13 cosas por las que no puedes perderte un viaje a la selva venezolana

Desde comer termitas hasta jacuzzis naturales de cuarzo

Durante 7 días, 15 desconocidos dejan atrás las comodidades de la vida moderna, para sumergirse en una zona inhóspita al sur de Venezuela. Sin conexión celular, caminarán durante varios días por empinadas subidas, hasta completar un recorrido de 35 Km; lidiando con el calor tropical, los insectos, los caminos resbalosos, y plantas carnívoras. Pero con la convicción de llevarse la satisfacción de conectarse con la energía de la selva virgen, llegar a la cima de un tepuy, y bañarse en un jacuzzi natural con suelo de cuarzo ¡Bienvenidos a Roraima!

roraima2

No se trata de la introducción de un Reality de televisión, aunque sería el paisaje perfecto para un programa de supervivencia. Es un resumen de lo que podemos extraer de una conversación con el viajero Alejandro Palacios (@alejandrorpm), quien dedica sus días a planificar aventuras y trasladar grupos que quieren vivir la experiencia de conquistar el Roraima.

En un café desde la caótica ciudad de Caracas, Venezuela, Palacios nos da sus argumentos para comenzar a entrenar, e ir tras la conquista de la selva fronteriza que divide a Brasil, Guyana y Venezuela.

Tierra sagrada, eso es Roraima para los indios pemones que habitan la zona. La palabra Tepuy significa “morada de dioses”. No se puede entrar al parque sin la guiatura de un pemón, nos advierte @Alejandrorpm. Ellos tienen sus pautas y normas para los visitantes, quienes antes de sumergirse en el paseo, deberán pedir permiso – a través de ritos y oraciones ancestrales – para recorrer la majestuosidad de estas tierras bendecidas por los dioses; llamadas por los pemones Roroimö Rorö, que en español simplemente traduce “verde azulado”.

Roraima, al igual que otros lugares desconectados de cualquier ápice de civilización moderna, será un encuentro contigo mismo. Es una exposición de tus miedos, de tus capacidades e incapacidades, de tu fortaleza interna. Caminar los 37 Km de travesía, rodeado únicamente de naturaleza virgen, es todo un reto mental. Confiesa que es una exploración difícil pero hermosa, por lo que debes prepararte físicamente, y llenarte de fuerza interior, hasta conquistar la cima.

Todos comienzan con un “Yo no puedo, yo me devuelvo” y culminan con esa sonrisa de oreja a oreja, recompensados con una de las visuales más impactantes y bellas que el mundo te puede regalar. Las primeras 2 horas de camino son un golpe, pero ahí comienza el trabajo psicológico, y el apoyo grupal ¡Bienvenidos a la jungla!

rorarima1

Llegada al tepuy Kukenan. Tras un recorrido de 12.5 kilómetros, llegas al primer campamento. El agua- súper fría- del rio golpea con fuerza las piedras, y ese sonido es la nueva atmosfera del viaje. Desde ese punto, otros 12 km nos separan de la falda del Tepuy Roraima; donde podemos tener una majestuosa visual de la Gran Sabana venezolana, y encontrarnos cercados gigantesca pared de piedra de 1902 metros sobre el nivel del mar, que emerge en medio de todo el verde que rodea la zona.

zarzamora

El menú de comidas durante tu viaje a Roraima tendrá fuerte influencia de la cocina aborigen del Pemón: Comerás picante elaborado con termitas, llamado Kumachi, combinado con casabe (torta de harina de yuca); beberás jugo de batata roja, llamado Kachiri. Mientras que para reponer fuerzas te ofrecen sopa de pescado picante, acompañada de más arepas… Además siempre tendrás la opción de comer zarzamoras, una baya silvestre que crece de manera abundante en la zona.

Dormirás en cuevas, que irónicamente los indios llaman “Los hoteles”. El amanecer no trae desayuno continental, pero si la arepa (plato típico venezolano, elaborada con harina de maíz) para acompañar una mañana con una visual diferente. Visitarás jardines de cuarzos, blancos, rosados y verdes. Te bañarás en jacuzzis naturales, formados por pisos de piedra y agua de manantial. Caminarás sobre arenas rosadas, las cuales rompen con la monocromía del color negro rocoso, el verde selva y el azul cielo. Disfrutarás de diversas clases de flores de orquídeas, y te impactarás cuando veas en persona a las plantas carnívoras.

El menú de comidas durante tu viaje a Roraima tendrá fuerte influencia de la cocina aborigen del Pemón: Comerás picante elaborado con termitas, llamado Kumachi, combinado con casabe (torta de harina de yuca); beberás jugo de batata roja, llamado Kachiri. Mientras que para reponer fuerzas te ofrecen sopa de pescado picante, acompañada de más arepas… Además siempre tendrás la opción de comer zarzamoras, una baya silvestre que crece de manera abundante en la zona.

Roraima

Volverás con una galería de fotos envidiables. Porque vamos a ser honestos, muchos viajeros tienen fotos posando desde la Torre Eiffel, o del Cristo de Río de Janeiro, pero ¿Cuántos tienen una foto sentados en la cima del Roraima? Nuestro lado 2.0 se verá complacido con los cientos de likes que obtendremos al colgar cada imagen de este fascinante recorrido.

También, será económico, pues lo devaluado del bolívar (moneda local) hace que la conversión a dólar sea muy atractiva para el extranjero. Viajar, actualmente, a Venezuela es una oferta que los mochileros y entusiastas han sabido aprovechar.

+  9 razones por las que un mochilero recomienda viajar a Marruecos

Anuncios

2 respuestas a “13 cosas por las que no puedes perderte un viaje a la selva venezolana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s