9 Razones para visitar Eslovaquia

Eslovaquia

 

Tras un incidente que me dejó una pierna lesionada, mi mochileada por Europa debía continuar.  Un viaje en tren a Bruselas, y de ahí un boleto bajo costo por la aerolínea Raynair, me aleja de la lujosa y popular París, para disfrutar de un destino menos común y más calmado: la ruta me lleva a la desconocida Eslovaquia.

Todavía hay personas que la llaman Checoslovaquia, en virtud de su historia en la cual estuvo unida a la Republica Checa y bajo la influencia de la Unión Soviética durante años. Pero desde 1993 Eslovaquia es una república independiente, y desde el 2004 es nación miembro de la Unión Europea, por lo que no se necesita ningún visado ni trámite migratorio para entrar desde Bélgica y salir por Austria.

Pese a ser una ciudad pequeña, la capital eslovaca de Bratislava atrae a miles de mochileros cada año, esto en virtud de varios factores: Es una ciudad cuyo encanto radica en su herencia medieval y soviética, amparada en calles empedradas, un enorme castillo en la cima de una montaña, puentes sobre el Danubio, edificios soviéticos de colores llamativos, y estatuas por todas partes.

Eslovaquia Bratislava

Eslovaquia es un país económico para el turista, por lo cual es ideal para los que buscan destinos a bajo costo. Por 50$ te hospedas en un muy buen hotel. Además, Bratislava está ubicada a tan solo 45 minutos en tren de la siempre célebre Viena. El paseo entre ambos países es relajado y lleno de visuales que se te fijan en la mente como una postal.

Eslovaco

En Eslovaquia hablan el eslovaco, una lengua eslava similar al checo y al polaco. Normalmente no tengo problemas para comunicarme, pues casi siempre se consigue a alguien sepa manejarse en inglés, pero hay sus excepciones y Eslovaquia fue una de ellas. Creo que perdí más de 5 horas para ir del aeropuerto al hotel en bus, ya que entender las rutas no fue fácil.

Los eslovacos son distantes. La mayoría no podía –o quería- ayudarme. Aún recuerdo las caras de terror cuando preguntaba en inglés, y me esquivaban haciendo gestos de que no me estaban entendiendo, o no sabían cómo ayudar. Pocas personas mostraban empatía conmigo, y hay que acostumbrarse a estos choques culturales.

Eslovaquia transporte

Extraviarse en Eslovaquia es fácil. Esto era parte del viaje, perdiéndose también se disfruta del paseo, si logras desprenderte de ese dejo de temor que implica no saber en dónde estás parado. Preguntando se llega a Roma, eso dicen, pero en Eslovaquia parece que no funciona. Entender el mapa tampoco es sencillo, está en otro alfabeto, y todas las calles tienen nombres parecidos que terminan en “OVA”: Lemontovova, Floglova, Gundulicova, Sladkovicova y, la que yo intentaba encontrar, Stefanikova (todas escritas con alguna letra especial desconocida en castellano).

Eslovaquia gastronomía

La repostería eslovaca es deliciosa. Caminando entre estrechas calles de Bratislava, encuentro una bombonería que capta mi atención, entro, y su económica propuesta me ilumina los ojos. Aún recuerdo el olor a chocolatería. Me di un festín visual, hasta que llegó el momento final de probar… Me encantó su bombón de chocolate blanco relleno con crema de menta, y una trufa de coco con centro de chocolate de leche. Con ayuda del traductor de Google, pude pedir un “Horuca Chocolada” que en eslovaco significa Chocolate Caliente y percatarme de que mi exótico “kokosová Sustienka” no era más que una tradicional galletica de coco.

Eslovaquia vinos

Eslovaquia produce buenos vinos blancos. El país cuenta con al menos 23mil viñedos, donde predomina el cultivo de uvas para vino blanco.  Realmente hay mucho que descubrir en estas regiones vinícolas enmarcadas por el Danubio, zona que engloba los vinos de la Republica Checa, Eslovaquia, y un poco más conocidos los de Hungría y Austria.

Tienen que probar un vino eslovaco, algo que sin duda es una rareza. Todos son realmente vinos económicos. Por ejemplo, el “Rizling Vlassky” (Riesling Blanco) de la marca Matysak; conquista con su peculiar aroma que es una fiesta frutal, que en nariz recuerda a la compota de pera, con toques de manzana roja y un delicioso dejo de duraznos.

Eslovaquia Mochilero

La gente te dirá loco cuando sepa que estás en aquel lugar. No es un país para largas estadías vacacionales, porque, aunque bonito, es pequeñito. Para mí fue un grato viaje del cual obtuve algunas de mis mejores anécdotas de viajero, con la alegría de agregar un destino “extraño” a mi lista. Siempre que menciono que viajé a Eslovaquia a alguien le causa curiosidad; yo también me pregunto ¿Cómo se me ocurrió llegar hasta allá? Pero concluyo que todo mochilero en Europa, debe pasar por Bratislava…

¿Te interesa más? Te recomiendo leer ¡Los 6 mejores blogs de viajes en español que te dejarán con la maleta lista!

Síguenos en Instagram

Anuncios

3 respuestas a “9 Razones para visitar Eslovaquia

  1. Interesante artículo sobre tu experiencia y visita de Bratislava. Es una lástima que te topaste con gente así. Bratislava es bastante diferente del resto del país, déjame recomendarte que algún día visites también otros lugares; pienso que el encanto de Eslovaquia está sobre todo en su naturaleza, sus castillos, cuevas, museos al aire libre como el de Čičmany con sus casitas decoradas, los Tatras, el Paraíso Eslovaco… Estoy segura de que te gustaría mucho más porque eso es la verdadera Eslovaquia.
    Y las calles que terminan en -ova, es una manera de decir de quién es la calle: la calle de Štefánik, la calle de Sládkovič… Espero que no te hayas perdido de verdad!
    Un saludo 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s