Xalapa ¡Un viaje por los sabores de Veracruz!

Por Edgar Cruz Delgado

Hablar de la gastronomía mexicana es bastante complicado pues no existe un solo tipo de cocina que lo englobe todo. Mientras que en Baja California se saborea una langosta frita recién capturada, en Puebla las monjas hacen delicias con sus dulces y en Yucatán, un puerco aderezado con recado rojo es enterrado en un “pib”; es por ello que sería más acertado hablar de varias cocinas regionales en vez de una sola, pues cada estado, zona, e incluso pueblo, ha construido una esencia culinaria única que aprovecha los recursos de su ecosistema y el ingenio de sus cocineras.

He viajado por muchas regiones de mi querido México y en cada una de ellas me he encontrado con sabores inusitados, platillos únicos e ingredientes exóticos. Desde un mole de hormigas voladoras en Oaxaca, tacos de alacranes en Durango u hongos azules en Guerrero, este contrastante país tiene aún muchas sorpresas para dar.

Es tiempo de dar un recorrido por los sabores de Veracruz para saborear una nieve de jobo mientras se pasea por el malecón del puerto, tomar una taza de café mientras se admira la neblina de las altas montañas o beber un vaso de popo a las orillas del río Papaloapan, para maravillarnos con la riqueza gastronómica de las antiguas tierras de Cortés.

 La ruta

Duración: 6 días y 5 noches

Inicio: Xalapa

Final: Tlacotalpan

Yo hice la ruta hospedándome las primeras 2 noches en Xalapa y las siguientes 3 en Veracruz. Sin embargo, no es necesario seguirla al pie de la letra: se pueden hospedar en Coatepec o Xico si llevan tiempo suficiente o hacerla a la inversa iniciando en Tlacotalpan y terminando en Xalapa, incluso pueden incluir pueblos como Perote, Alvarado o La Antigua si quisieran ampliarla.

Xalapa: los antojitos de las altas montañas

Llegar a Xalapa y a la región de las Altas Montañas es muy fácil de saber pues en cuanto sientes la humedad del ambiente y percibes la neblina de los cerros cercanos sabrás que estás muy cerca.

Llamada la Atenas veracruzana, Xalapa ofrece atractivos culturales muy interesantes, en especial su increíble museo de antropología (el segundo en importancia después del de la Ciudad de México) que exhibe piezas importantes de las culturas olmeca, totonaca y huasteca,  incluyendo varios ejemplares de las cabezas monumentales y las caritas sonrientes de Tierra Blanca. No es exageración asegurar que muy bien vale la pena un viaje a la capital del estado tan solo para acudir a este magnífico recinto.

Cabezas Olmecas
Cabezas Olmecas

El centro de la ciudad ofrece hermosas construcciones como el Palacio de Gobierno y el Municipal, la Catedral, el museo casa de Xalapa, la parroquia de San José y sus coloridos callejones como el de “El Diamante” o el de “Jesús te ampare”, cada uno con leyendas que explican sus nombres. Sin embargo, lo mejor de Xalapa es pasearse por sus parques como el Juárez, el de los Tecajetes, el jardín botánico y sobre todo el paseo de los lagos, un circuito que rodea 3 cuerpos de agua en donde también se encuentran una pequeña feria, juegos infantiles y la Universidad Veracruzana.

Pasando a su gastronomía es un poco triste que en la actualidad sea tan complicado encontrar platillos regionales que alguna vez fueron la esencia de la alimentación xalapeña, pues ni siquiera existen restaurantes con un menú especial en el que se ofrezcan, aunque  aún se pueden degustar los antojitos xalapeños que tras la puesta del sol abarrotan las puertas de los zaguanes y los puestos improvisados. Algunos ejemplos son los pambazos xalapeños -panes blanquecinos rellenos de pollo deshebrado, frijoles, jitomate y aguacate-, la picada xalapeña -picada servida con pierna de cerdo deshebrada, cebolla, queso y salsa de chile seco- y los chiles rellenos -chiles secos rellenos de queso o pollo, capeados con huevo y bañados en salsa de jitomate-.

picada Xalapeña.jpg
Picada Xalapeña

Otro platillo indispensable para quien quiere probar Xalapa es el chilpachole de camarón, un caldo de camarón semiespeso sazonado con epazote y una salsa de chile guajillo y el perfumado chile seco de la región. Aunque éste último es un poco complicado de encontrar, muy bien vale la pena buscarlo pues aunque existen versiones parecidas de este guisado en otras partes del estado como el chileatole, el texmole o el huatape, la versión xalapeña es deliciosa.

Chilpachole de camarón.jpg
Chilpachole de Camarón

 

Una gran sorpresa fue la de toparme con la dulcería “Maribel” en mi camino al barrio Xalitic en donde venden figuras de masa de pepita, dulces de cacahuate molido (como mazapanes), de leche y panes con manjar de vainilla, un conjunto de riquísimas golosinas mexicanas que no he visto en otro lado.

Durante la tarde, en el parque central “Juarez”, abren sus puertas puestos que ofrecen papas, hot dogs y hamburguesas, lo interesante no es esa decadente comida rápida sino que algunos venden malanga frita, un tubérculo usado en la cocina veracruzana, caribeña y sudamericana parecido a la papa, ahí la preparan con sal, limón y salsa para botanear.

Aunque no forma parte de la cocina regional de Xalapa no puedo evitar mencionar la sopa de frijol del restaurante “La Casona del Beaterio” que sin duda ha sido la mejor que he probado hasta la fecha.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Continuará…

Anuncios

3 respuestas a “Xalapa ¡Un viaje por los sabores de Veracruz!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s